Noticias

Los idiomas tienen mucho que ver con las matemáticas

En la revista Time han publicado un reportaje en el que explican la unión entre la adquisición del idioma y la comprensión de los números a raíz de una población nicaragüense de sordos que hablaban una lengua de signos que habían inventado ellos mismos para hablar con sus amigos y familiares.

Lo que descubrieron los investigadores fue que esta población tenía problemas para contar números por encima de 3 y por supuesto tampoco podían sumar grandes cantidades. Lo que averiguaron es que los niños que aprenden con otros niños la lengua de signos, aprenden también a contar y las relaciones entre los números (por ejemplo, que 8 es mayor que 7 y el doble de 4).

Los investigadores concluyeron que los niños aprenden los números como una lista y pueden recitarlos en orden cuando los están aprendiendo pero aún no conocen el valor de los mismos. Para aprender un idioma, por lo tanto, es tan importante conocer las palabras como los números para poder pensar en abstracto.

Si eres bilingüe, es más fácil aprender un tercer idioma

Un estudio realizado por la Universidad de Haifa ha revelado que las personas bilingües lo tienen más fácil para aprender un tercer idioma, ya que tienen mejores aptitudes  para los idiomas. Los científicos partían de la hipótesis de que el bilingüismo favorecería el proceso de aprender un nuevo idioma. Los estudiantes que ya sabían dos idiomas tendrían más facilidad en el aprendizaje de una tercera lengua que los que solo hablaban una.

En el estudio se hicieron dos grupos de alumnos de 6º en Israel que estudiaban inglés como lengua extranjera. El primer grupo eran inmigrantes rusos cuya lengua materna era el ruso pero tenían gran fluidez en el hebreo como segundo idioma, mientras que los del segundo eran hablantes de hebreo que no hablaban ninguna otra lengua y a ambos grupos se les hizo aprender inglés.

Aquellos cuya lengua materna era el ruso aprendieron inglés más deprisa pero también mejoraron su hebreo y vieron cómo esta diferencia aumentaba con respectos a los que solo hablaban hebreo. Los investigadores concluyeron que cuantos más idiomas se conocen de partida, es más fácil aprender nuevas lenguas debido a que ya se han desarrollado las aptitudes para el aprendizaje y que se pueden aprovechar conocimientos de una a otra lengua aunque estas sean tan diferentes como el hebreo y el inglés del ejemplo.

El conocimiento de un idioma refuerza el conocimiento de otro nuevo y proporciona herramientas que facilitan mejorar las habilidades fonéticas, y proporciona una base ideal para aprender a leer y a comprender una lengua extranjera.

Casi la mitad de los españoles afirma que no sabe inglés

El 46,6% de los españoles de entre 25 y 64 años afirma que no tiene ningún conocimiento de inglés según el portal Aprendemás, lo que sitúa a nuestro país por encima de la media europea que estaría en un 38,3%. Solamente superan a España en nivel de desconocimiento del inglés Portugal con el 51,3%, Rumania con el 75% y Turquía con el 75,5%.

No obstante, ya hay un 25,7% de españoles que afirma que tiene un conocimiento básico de la lengua extranjera y aunque no se llega a un nivel europeo (que estaría en los 29,6%) sí que ha ido creciendo poco a poco en los últimos años, tal vez como consecuencia de que actualmente un 90% de los estudiantes salen del instituto con una base de inglés al menos.

Tan sólo el 14,2% de los españoles señala que conoce bien la lengua inglesa. Un porcentaje que se halla también por debajo de la media europea del 15,9% y que supone una considerable diferencia con otros países como Suecia con el 40%, Estonia y Eslovenia con el 33% o Finlandia y Chipre con el 32%. España supera a otros países como Rumania, Hungría y Bulgaria que registran porcentajes inferiores al 10%.

Pese a estos datos, España contrasta por tener más españoles con un conocimiento perfecto de la lengua extranjera. El porcentaje sube hasta el 15,6%, siendo superior al 13,3% de Europa. Un porcentaje que, pese a estar por encima de la media europea, dista del 55% de Letonia, el 45% de Eslovenia y el 44% de Eslovaquia, aunque es superior al 5,1% de Francia, 5,2% de Rumania, el 5,8% de Hungría, el 6% de Italia o el 7,4% del Reino Unido.

Para poder mejorar a todos los niveles el conocimiento de la lengua extranjera es fundamental realizar un curso adaptado al nivel del estudiante, reforzando las áreas en las que se sienta más inseguro y fomantando su curiosidad y su aprendizaje.

El bilingüismo mejora la atención y la memoria

Un estudio de la Universidad de Granada ha demostrado que el bilingüismo mejora las capacidades de atención y la memoria. Esta investigación no viene sino a confirmar que hablar más de una lengua tiene más ventajas de las meramente comunicativas.

Para llegar a esta conclusión, los científicos de la Universidad de Granada han llevado a cabo una serie de experimentos con personas bilingües en español y en inglés que utilizaban con frecuencia ambas lenguas. Los sujetos eran sometidos a una serie de pruebas en las que se medía el tiempo de respuesta y su actividad cerebral. Sus resultados muestran que una persona bilingüe “activa” los dos idiomas a la vez incluso en situaciones en que necesita solo uno, una activación que unas veces supone una ventaja y otras una dificultad.

Para resolver el conflicto entre los dos idiomas que se activan y que la persona pueda seleccionar el que es apropiado es necesaria la actuación de un mecanismo atencional que implica la parte prefrontal del cerebro y que inhibe aquel término que en el contexto no es apropiado, demostrando que se puede ignorar información interna. Tras las pruebas llevadas a cabo, los investigadores han demostrado que el cerebro puede responder de forma diferente con entrenamiento y que el aprendizaje de otro idioma es, de algún modo, un entrenamiento.

La internacionalización, asignatura pendiente

El presidente de CEDE y de la Caixa, Isidro Fainé, ha señalado a la internacionalización como una de las “asignaturas pendientes” de muchas PYMES. Para Fainé las grandes oportunidades de negocio están en Europa del este o en el Norte de África y Latinoamérica, aunque reconoce, según el portal Muy Pymes, que “es fácil decirlo y difícil hacerlo“.

Fainé señala que hay grandes beneficios para los que se atrevan a salir al exterior y la situación actual de la crisis es ideal para abrir mercado y hacerse un hueco en el comercio exterior. De hecho, más de la mitad del negocio de las empresas del IBEX está fuera de España, sobre todo en países de fuera de la OCDE.

Antes de salir al exterior conviene informarse de las condiciones que tienen las empresas en el país en el que se pretende penetrar y formar a los trabajadores para poder manejar los negocios en el extranjero. Trabajadores nativos en contacto con los de la sede en España es el modelo ideal, aunque las relaciones mejoran si pueden hablar el mismo idioma ya sea porque lo comparten (como sucede en los países de latinoamérica) o porque han recibido cursos de idiomas.