Aprender inglés en la empresa

Aprender idiomas previene el Alzheimer

La Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia se ha reunido la semana pasada en Washington y los expertos han dictaminado que la mejor gimnasia cerebral para prevenir demencias seniles como el Alzheimer es aprende idiomas. Las personas bilingües estudiadas tenían mayor capacidad de concentración y aprendizaje.

Los niños bilingües tienen la memoria activa en todo momento y son capaces de separar ambas lenguas, mientras que incluso aquellas personas que aprenden idiomas cuando son adultos también tienen mayor capacidad de desarrollar más algunas partes del cerebro, aunque estos últimos tienen que dejar de pensar en uno para centrarse en el otro mientras que los niños pueden pensar en ambos simultáneamente.

Pero no sólo ser bilingüe, sino también aprender un idioma de adulto puede ayudar a retrasar los efectos del envejecimiento, según explicó la doctora Ellen Bialystok, profesora de Psicología de la Universidad de York en Toronto (Canadá).

Desconocer un segundo idioma puede anclar el futuro de la empresa

Hoy en día hablar una segunda lengua se ha convertido en un requisito indispensable para los trabajadores de muchas empresas. Las compañías, sabedoras que unos trabajadores bilingües pueden ser la diferencia entre una expansión internacional y verse recluidos solamente al mercado español, cada vez buscan que sus trabajadores hablen más idiomas.

Una segunda lengua permite incluso a las empresas orientadas a servicios B2B poder optar a trabajar al servicio de una multinacional que necesite que todas sus filiales hablen, además de la lengua del país donde se encuentran, el de la empresa matriz. No solo el inglés es indispensable sino cada vez más vemos en España empresas francesas, alemanas o suecas que necesitan comunicarse con las filiales y con otras empresas en su lengua nativa para poder comprenderse mejor.

Las empresas españolas cada vez más se decantan por planes de formación integral en idiomas para sus trabajadores para poder expandir su radio de acción a empresas cada vez mayores en tamaño.

La importancia de la actualización de conocimientos

A la hora de aprender una lengua extranjera, no solo es importante aprender nuevas expresiones sino no olvidar lo que ya se sabe. En inglés ocurre que muchas personas salieron del instituto con un buen nivel ya que para aprobar selectividad es imprescindible tener un nivel mínimo equivalente al First Certificate in English de Cambridge, pero con el paso del tiempo este idioma se va olvidando poco a poco.

Uno de los beneficios de la formación continua en idiomas deriva de la posibilidad de poder repasar lo aprendido y mejorar. Las clases no solo refuerzan los conocimientos para que no se olviden sino que permiten al alumno mejorar por su cuenta mientras tiene la sensación de que no pierde nada por el camino.

Las clases de reciclaje son ideales para personas que en su juventud obtuvieron muchos títulos de idiomas extranjeros y una vez metidos en la vida laboral han dejado de lado el aprendizaje de idiomas. Es fundamental que el profesor realice una prueba de nivel en estos casos ya que será determinante para conocer en qué punto hay que retomar el aprendizaje.

Casi la mitad de los españoles afirma que no sabe inglés

El 46,6% de los españoles de entre 25 y 64 años afirma que no tiene ningún conocimiento de inglés según el portal Aprendemás, lo que sitúa a nuestro país por encima de la media europea que estaría en un 38,3%. Solamente superan a España en nivel de desconocimiento del inglés Portugal con el 51,3%, Rumania con el 75% y Turquía con el 75,5%.

No obstante, ya hay un 25,7% de españoles que afirma que tiene un conocimiento básico de la lengua extranjera y aunque no se llega a un nivel europeo (que estaría en los 29,6%) sí que ha ido creciendo poco a poco en los últimos años, tal vez como consecuencia de que actualmente un 90% de los estudiantes salen del instituto con una base de inglés al menos.

Tan sólo el 14,2% de los españoles señala que conoce bien la lengua inglesa. Un porcentaje que se halla también por debajo de la media europea del 15,9% y que supone una considerable diferencia con otros países como Suecia con el 40%, Estonia y Eslovenia con el 33% o Finlandia y Chipre con el 32%. España supera a otros países como Rumania, Hungría y Bulgaria que registran porcentajes inferiores al 10%.

Pese a estos datos, España contrasta por tener más españoles con un conocimiento perfecto de la lengua extranjera. El porcentaje sube hasta el 15,6%, siendo superior al 13,3% de Europa. Un porcentaje que, pese a estar por encima de la media europea, dista del 55% de Letonia, el 45% de Eslovenia y el 44% de Eslovaquia, aunque es superior al 5,1% de Francia, 5,2% de Rumania, el 5,8% de Hungría, el 6% de Italia o el 7,4% del Reino Unido.

Para poder mejorar a todos los niveles el conocimiento de la lengua extranjera es fundamental realizar un curso adaptado al nivel del estudiante, reforzando las áreas en las que se sienta más inseguro y fomantando su curiosidad y su aprendizaje.

Rimas para el aprendizaje de idiomas

El aprendizaje de idiomas no tiene por qué ser una tarea tediosa y ya hemos visto en este blog otras maneras de aprender una nueva lengua de manera más rápida y efectiva. La repetición de sonidos rítmicamente, como hemos visto, es una de las maneras en las que podemos recordar mejor las palabras aprendidas.

La poesía puede ser el mejor complemento a la música para el aprendizaje de idiomas mediante la rima. Lo ideal es que los alumnos sean capaces de recordar y comprender poesías, lo que les servirá para retener más palabras y para comprender mejor el uso de expresiones, giros gramaticales, preposiciones…

Según el nivel de los alumnos se pueden ir eligiendo poesías más complicadas. Si bien las infantiles nos ayudarán en los tramos en los que los estudiantes no tienen mucho nivel, luego hay que ir complicando las rimas hasta llegar a niveles más oscuros. Trabajar con poesía permite explorar los significados de las palabras, conocer metáforas e imbuirse en los referentes culturales de una lengua.