¿Cómo funciona la fundación tripartita? (ahora FUNDAE)

Fundación Tripartita (ahora FUNDAE): mito o realidad.

Si trabajas para una empresa, seguro que has oído hablar de la Fundación Tripartita y de sus famosos cursos bonificados o cursos gratuitos. Seguro que habéis recibido alguna llamada o visita de un comercial “ofreciendo sus cursos”.

En este artículo vamos a explicar en qué consiste la formación bonificada a través de la Fundación Tripartita (FUNDAE) respondiendo a las preguntas más habituales sobre el tema.

¿Qué es la Fundación Tripartita?

Debido a la velocidad de los cambios tecnológicos y laborales, las empresas corren el riesgo de quedarse anticuadas cada pocos meses. Para paliar este problema, pueden realizar cursos de formación adaptados a las necesidades corporativas pero no todas las empresas pueden permitirse esa inversión. Hace años las organizaciones sindicales (CCOO, UGT, CIG) y empresariales (CEOE, CEPYME) más representativas, las comunidades autónomas y la Administración General del Estado, detectaron esta necesidad y (resumiendo mucho) así nació el FORCEM y posteriormente la Fundación Tripartita: con la idea de ayudar sobre todo a las empresas más pequeñas y a los trabajadores con mayores necesidades de formación.

¿La Fundación Tripartita (FUNDAE) organiza cursos para trabajadores? ¡¡¡NOOOO!!!

Aunque es una estrategia empleada habitualmente para vender formación bonificada (más adelante explicaremos qué es) es muy importante saber que la FUNDAE no imparte ni organiza cursos, cualquiera que nos ofrezca cursos de la FUNDAE y diga que pertenece a esta entidad o que los cursos que ofrece son de la FUNDAE os está engañando.

La FUNDAE tiene muchas funciones (definidas en el artículo 34 del Real Decreto 395/2007, de 23 de marzo, que regula la Formación Profesional para el Empleo) pero ninguna de estas funciones es impartir, u organizar ningún tipo de formación.

¿Qué es la formación bonificada? ¿Los cursos bonificados son gratuitos?

Todas las empresas tienen una cantidad de dinero disponible para hacer formación que se denomina crédito formativo (en otro artículo explicaremos como calcular el crédito para la formación bonificada). Este dinero procede de la recaudación de la cuota de Formación Profesional que realiza la empresa a la Seguridad Social y si no se emplea se pierde. La manera de emplear este crédito formativo es mediante bonificaciones (descuentos en los seguros sociales).

De manera resumida funcionaría así:

  • La empresa decide hacer una formación.
  • Se realizan los trámites necesarios en la FUNDAE
  • La empresa paga la formación.
  • La empresa recupera parte (o todo) el dinero invertido en formación mediante una bonificación en los seguros sociales.

Realmente, para ser fieles a la verdad, nos deberíamos referir a los cursos bonificados como cursos con coste 0 ya que la empresa puede llegar a recuperar el 100% de lo que haya invertido en formación pero tiene que pagar por recibir esa formación.

¿Quién puede realizar formación bonificada?

Todo trabajador dado de alta en el Régimen General de la Seguridad Social. Los trabajadores en Régimen Especial de Autónomos no se pueden acoger a la bonificación.

¿Esto quiere decir que la empresa está obligada a pagar un curso bonificado si el empleado lo solicita?

El empleado tiene derecho a poder formarse a través de este sistema siempre y cuando la empresa cumpla con los requisitos formales establecidos y exista un acuerdo con la misma y la representación legal de los trabajadores RLT (si existiera).

Además, la formación tiene que ser pertinente con el puesto de trabajo y la actividad de la empresa. Por muy interesante que sea un curso profesional de corte de jamón, el curso no puede ser bonificado si trabajas en un bufete de abogados.

¿Qué requisitos debe cumplir la empresa para hacer formación bonificada?

  1. Tener centros de trabajo ubicados en el territorio estatal y sus trabajadores deben cotizar por la contingencia de Formación Profesional a la Seguridad Social.
  1. Estar dada de alta en el Registro Mercantil durante todo el periodo del curso.
  2. Estar al corriente con los pagos de Hacienda y de la Seguridad Social.
  3. Informar a la RLT (Representación legal de los trabajadores).
  4. Comunicar a través de la aplicación alojada en la web de la FUNDAE el inicio y la finalización de las acciones formativas cumpliendo con la normativa y los plazos establecidos.
  5. Asegurar el desarrollo satisfactorio de las acciones formativas y la gratuidad de las mismas para sus trabajadores.
  6. Asegurar la función de evaluación de las acciones formativas.
  7. Realizar el pago de los cursos realizados.
  8. Someterse a las actuaciones de comprobación, seguimiento y control que realicen las Administraciones Públicas competentes y los demás órganos de control, asegurándose de su desarrollo satisfactorio.

¿Tengo que gestionar yo mi propia formación bonificada?

En próximos artículos iremos desarrollando paso a paso qué debe hacer una empresa para gestionar su propia formación bonificada. Sin embargo, no es necesario que sea la propia empresa la que se encargue de realizar todas las gestiones, puede delegar en entidades externa (como Babelia Formación) para asegurarse del cumplimento de la normativa y de que todos los trámites se realicen correctamente y en los plazos establecidos.

¿Cómo hacer formación bonificada con una entidad externa (antes entidad organizadora)?

En este caso el proceso es mucho más sencillo ya que es la entidad externa la que se encarga de todas las gestiones y comunicaciones oficiales. La empresa interesada deberá firmar un convenio de encomienda de la formación o adherirse al que la entidad externa tenga suscrito con otras empresas.

¡Comparte!

Sobre el autor : Jose Flores


0 Comentarios

Envía un comentario

Tu email no se publicará.