¿Cómo lo conseguimos?

El primer paso en nuestro método personalizado de formación para empresas consiste en crear un perfil para cada uno de nuestros clientes llevando a cabo una cuidadosa evaluación del nivel y un análisis de necesidades; esto es completado con una reunión con los estudiantes acerca de los objetivos del curso a corto y largo plazo.

Los alumnos también pueden aportar sus ideas acerca de los contenidos del curso y del material diciéndonos cuáles son sus preferencias y en qué tipo de lenguage están más interesados como profesional, general, o específico del sector de su empresa. Los estudiantes son el centro del proceso educativo, por lo que las clases se diseñan de manera personalizada para que estos alcancen sus metas.

Continuo seguimiento de la formación en las empresas

También proporcionamos a nuestros estudiantes un continuo seguimiento por medio de evaluaciones periódicas y sesiones de control para poder identificar puntos problemáticos y trabajar en ellos hasta que se corrijan.

Además, seguimos el Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas para evaluar a los alumnos y proporcionarles seguimiento preciso de acuerdo con su nivel. Puedes saber más sobre el MCER en los siguientes links: