Las empresas actuales se mueven dentro de un entorno globalizado. La realidad de nuestra época tiene la lógica consecuencia de necesitar un idioma común con el que poder manejarse a la hora de hacer negocios. Ese idioma es el inglés.

Este hecho implica que los solicitantes de trabajo se vean obligados a demostrar la posesión de dicho conocimiento lingüístico desde el primer momento.  ¿Y qué mejor manera que redactando el currículo en inglés?

Para hacer un currículum en inglés perfecto, debemos fijarnos bien primero en cómo los redactan tanto en Inglaterra como en Estados Unidos, para adaptarnos mejor a su estilo en lugar de traducir en nuestro español. Si bien el contenido no se diferencia mucho, sí que lo hace en la forma.

Pero empecemos por un detalle importante primero. La tentación de pasar el español al inglés de manera literal es el principal error que cometen aquellos que tratan de adaptarse a las nuevas necesidades sin aprender cómo hacerlo antes. Las empresas solicitan un nivel de inglés B2 mínimo para sus candidatos, por lo que mostrar un conocimiento limitado desde el principio es sinónimo de fracaso. Si no alcanzas el nivel, no intentes empeorarlo. Siempre hay tiempo de mejorar con un curso de formación más adelante.

Apartados de un curriculum en inglés

1) Contact & Personal Details. Ojo con este apartado. Los detalles personales deben limitarse al nombre y al lugar de residencia. Nada más. Aspectos como la edad, el estado civil o el DNI son irrelevantes en Inglaterra o Estados Unidos. Tampoco pongas una foto a menos que la oferta así lo exija. Eso sí, no te olvides de anotar tu teléfono y un correo electrónico profesional de contacto, o no se podrán poner en contacto contigo para realizar la entrevista más adelante.

2) Professional Profile. Aquí vas a definir quién eres. O, mejor dicho, cuál es tu especialidad y qué objetivos tienes. No vas a contar toda tu vida profesional, sino indicar de manera directa y sencilla el tipo de profesional que eres y venderte bien. Soy un titulado en administración de empresas con ganas de desarrollar mi carrera profesional en una empresa competitiva y con posibilidad de expansión. O soy un analista de mercado que busca nuevos objetivos dentro del entorno tecnológico. Para fortalecer tu presentación, puedes añadir Key Skills a tu texto, para que conozcan tus puntos fuertes a nivel corporativo.

3) Work Experience. Como todo currículo, tendrás que mostrar tu experiencia previa a los entrevistadores. Recuerda que, tanto en Reino Unido como en Estados Unidos, tienes que escribir al revés. Esto no significa que tengas que redactar este apartado con un bustrófedon, sino que la cronología sigue el orden inverso. Comienza por el último trabajo que hayas realizado y vete bajando en el tiempo. Los entrevistadores prefieren ver la evolución de los solicitantes a la inversa para tener una imagen más definida del mismo. Así que pon el año y duración en el puesto, la categoría profesional ocupada y una breve descripción de las funciones realizadas. Una vez más, no te dejes llevar por el fragor de la literatura y limítate a condensar los aspectos más importantes en una línea o dos como mucho.

4) Qualifications. Los estudios y cursos realizados. Es posible que hayas hecho varios de ellos a lo largo de tu vida, pero no es necesario que abrumes con un exceso de información irrelevante. Escoge los que estén relacionados con el puesto de trabajo ofertado y descarta los demás. Cuanto más específico y especializado sea este apartado, mejor imagen ofrecerá a los solicitantes.

5) Language. Parece una tontería si lo escribimos en inglés, pero es el lugar donde indicar el nivel que tienes junto con los títulos que lo puedan corroborar.

6) Interests. Todos tenemos hobbies. Pero, a menos que estén relacionados con la empresa o el puesto, omite este campo en tu currículo. Toda información superflua debilita tu presentación. Pero si, por ejemplo, perteneces a un colectivo, menciónalo en este apartado y tu implicación en el mismo.

La redacción del curriculum en ingles

Finalmente, la redacción del mismo debe emplear un estilo específico con rigor profesional. La mejor manera de mostrarlo es empleando verbos específicos que definan la acción realizada, como supervize, analyse, develop y similares. Usa el diccionario constantemente si tienes dudas o necesitas saber la palabra precisa en lugar de recurrir a una palabra que te suene bien pero es genérica. Work puede significar muchas cosas y, por tanto, no dice nada. A mayor precisión empleada, menor cantidad de palabras. Tu currículo no debe superar las dos hojas, así que selecciona lo que sea verdaderamente importante y deja la redacción pomposa para los que nos pagan por palabra.