Dicen que las películas hay que verlas siempre en versión original. Es cierto que los subtítulos resultan incómodos o que distraen la atención, pero el trabajo realizado por los actores pasa desapercibido si no podemos escuchar el sonido de sus voces.

Y es el sonido, en definitiva, la razón de este artículo. Parecerá una perogrullada, pero el inglés hay que aprenderlo en inglés. O, dicho de un modo más publicitario, hay que aprender inglés en versión original.

Debido a la importancia de este idioma en nuestra vida, tanto personal como profesional, disfrutamos de una amplia gama de opciones con las que poder introducirnos en su conocimiento, mejorarlo o refrescarlo. Sin embargo, no todos ellos resultan igual de efectivos.

La principal razón se debe a un tema fonético. De sobra conocemos que rara vez coincide la escritura con su pronunciación, por lo que los métodos que trabajan exclusivamente con esa parte provocan problemas de entendimiento posteriormente. Las academias ofrecen una combinación de parte escrita y hablada, para acostumbrar a los alumnos a asociar la forma de transcribir las palabras con el sonido real. Pero la demanda tan alta de este tipo de cursos provoca una saturación en las aulas, lo que limita considerablemente el tiempo de participación individual. Otro problema que se ha observado es la tendencia a recurrir al español tanto para la explicación de la teoría como entre la comunicación entre alumnos.

Los profesores nativos ofrecen sus servicios a nivel individual y empresarial para centrarse en un colectivo reducido y sacar el mayor partido personal. Las clases se imparten única y exclusivamente en inglés, obligando a los alumnos a emplear constantemente el mismo idioma para comunicarse. Qué duda cabe que se exige un gran esfuerzo de atención, pero los resultados obtenidos certifican su valía.

Este método puede parecer demasiado duro para aquellas personas con nivel básico. Al contrario. Por regla general, la gran mayoría de estas personas son capaces de leer y escribir el idioma, chapurrearlo con dificultad y no ser capaces de entender nada salvo cuatro palabras. El principal motivo reside en la poca costumbre que tienen de escucharlo y poder hablarlo. Obviamente, los profesores hablarán con ellos de acuerdo a su nivel, para que poco a poco se vayan habituando a separar sonido de escritura y comenzar a trabajar la pronunciación.

Aprender inglés viendo versión original

Para gente de nivel medio, es la mejor manera de corregir errores heredados, aprender vocabulario y mejorar la entonación junto con el acento. En otras palabras, a desarrollar el idioma gracias a la práctica continuada del mismo. Es bastante común que un idioma se contamine por el escaso uso que se le da, por lo que este tipo de clases permiten evitar una degradación progresiva en su empleo a la vez que enriquecen su expresividad.

En el caso de los niveles avanzados, permite desarrollar la capacidad de conversación de los alumnos. El objetivo final es el de emplearlo con una soltura suficiente como para que no resulte forzoso su empleo. Además, se aprenden usos concretos del vocabulario, expresiones y formas de hablar más habituales entre la gente, su correcto uso a nivel empresarial y todo aquello que el alumno requiera por su profesión o interés particular.

Todos conocemos algún estribillo de alguna canción popular en idioma inglés. Algunos la letra entera o prácticamente en su mayoría. En ningún instante la canción se nos ha reproducido en nuestro idioma. La hemos aprendido en versión original. Y no solamente eso; somos capaces de pronunciar aceptablemente todas esas palabras que, en caso de haberlas aprendido por la vía tradicional de la escritura, posiblemente nos hubiera costado mucho más asimilar.

En la actualidad, disponemos de una amplia oferta audiovisual con la que practicar la escucha. A los clásicos documentales, noticias y fragmentos de películas se han añadido ahora las series de televisión, los programas en Internet y prácticamente cualquier cosa que busquemos en portales de vídeo tipo YouTube.

Sin embargo, el mejor sistema audiovisual que podemos encontrar para aprender inglés son los profesores nativos, dado que ellos permiten la interactuación oral a la vez que explicar y solucionar dudas. De otra manera, acabaremos cantando o repitiendo líneas de guiones en lugar de hablar con corrección.