Pruebas telefónicas de inglés: efectividad contrastada

Durante los procesos de selección de personal, los departamentos de Recursos Humanos están profesionalmente formados para analizar las cualidades individuales de los candidatos. Pero carecen de recursos cuando evalúan el nivel de inglés de los solicitantes. En algunos casos, confían en que el currículum exprese fidedignamente  sus conocimientos. En otros, recurren a un test de múltiple respuesta, donde el factor suerte puede llegar a comprometer el resultado final. Otras veces realizan una breve entrevista personal, realizada por una persona sin los recursos necesarios para distinguir con precisión el uso del idioma y con poco tiempo que dedicar a cada uno de ellos.

Para ayudarles en su tarea, ahora disponen de una herramienta de efectividad contrastada: las pruebas telefónicas de inglés. Con una sola llamada, el potencial empleado o empleada procederá a hacer una entrevista con un profesor experto en la enseñanza de idiomas que examinará tanto su comprensión como su fluidez oral sin estar pendiente de la hora. En el tiempo que dura la entrevista, tendrá en cuenta el uso correcto de la gramática, su pronunciación y acento, cómo emplea el vocabulario – técnico y habitual -, su desenvolvimiento tanto con el lenguaje formal como el informal, la fluidez oratoria y su capacidad de comprensión.  Con esos datos, elaborará un informe que mandará a la empresa ofertante con el nivel de inglés correspondiente dentro del Marco Europeo de Referencia (MERC).

De esta manera, el departamento de Recursos Humanos podrá valorar adecuadamente la idoneidad de cada solicitante y tomar la decisión más adecuada con efectividad.

La gran ventaja de utilizar el teléfono para este tipo de pruebas reside en que la persona que responde a la llamada pierde el miedo que provocan las entrevistas de trabajo y se expresa del modo en el que lo haría en el puesto disponible. Lo único que importa es su voz y su oído, las dos cualidades más importantes a la hora de ubicar el verdadero nivel de inglés en su rango correspondiente.

Las empresas que han empleado este tipo de servicios, bien para una contratación fija o temporal, han confiado en el sistema de pruebas telefónicas en inglés por su tremenda efectividad. A diferencia de otro tipo de sistemas de determinación de nivel, elimina el azar en el resultado final y ofrece un detallado desglose de las habilidades del candidato bajo un rango de nivel homologado internacionalmente. De esta manera, el verdadero dominio del inglés quedará reflejado de modo oficial y la empresa podrá tomar una decisión sin riesgo a equivocarse.

La importancia de este tipo de pruebas resulta crítica en determinados puestos. Si en el currículum aparece reflejado “inglés: medio”, es posible que esa persona simplemente entienda textos escritos pero presente dificultades en el habla. O, mucho peor, que tenga vergüenza a expresarse en otro idioma, causando una pobre impresión de la empresa cuando se vea a obligado a comunicarse en esa lengua. Actualmente, el inglés se emplea mayoritariamente en las reuniones y llamadas internacionales. Escoger a una persona sin haber realizado una prueba sólida a través de un método de efectividad contrastada puede provocar serios desajustes organizativos y reveses financieros, aparte de causar una paupérrima impresión de profesionalismo. Hay que cuidar de la reputación de la empresa si no se quiere favorecer el éxito de la competencia.

Los profesores que realizan este tipo de pruebas llevan años dedicándose a la docencia idiomática. Conocen los problemas más habituales de los españoles angloparlantes, saben reconocer inmediatamente quién está capacitado para manejarse con soltura o sin demasiados problemas con el inglés y, en función del puesto ofertado, determinar quién o quienes poseen los requisitos adecuados para el mismo.

La dificultad que conlleva este tipo de pruebas de selección para los departamentos de Recursos Humanos hace necesaria la delegación en un equipo de profesionales para que realicen el trabajo que mejor saben hacer en beneficio de la compañía. No nos tomamos muy en serio, aquí en España, la verdadera importancia de saber hablar con corrección un idioma cuando es un valor primordial en el resto del mundo. Contar con personas con la formación lingüística adecuada favorece la expansión y el crecimiento. Si queremos que nos tomen en serio, tenemos que demostrárselo hablando. Y las pruebas telefónicas de inglés encuentran a las personas apropiadas para ello.