¡Túmbate y no hagas nada! Aunque parezca mentira, es el mejor consejo que te podemos dar hoy para aprender inglés. Los únicos requisitos son:

-un sofá,

-ganas de no hacer nada (salvo aprender),

-tiempo de ocio y

-comida a mano (imprescindible en algunos casos).

Aprender inglés con series

Si hay algo que comparten los alumnos de inglés es la dificultad para entenderlo. Esa fonética rara, con silabación reducida y entonación variable son la bestia negra de los estudiantes del idioma. Aunque se practiquen en las clases, lo cierto es que lleva tiempo educar al oído. Por ese motivo, recomendamos que los alumnos trabajen este aspecto por su cuenta y, así, poco a poco, se acostumbren a su sonido. Claro; esta opción resulta tediosa cuanto menos. Eso sí, hay distintos métodos para aprender inglés. ¿Y si hubiera otra manera, más amena, de conseguirlo? Sonreíd: la tenemos. Preparaos para descubrir las mejores series para aprender inglés… desde la comodidad de vuestro hogar.

A continuación, Babelia Formación in Company, una academia de idiomas que da clases de inglés para empresas en Madrid y resto de España, os ofrecerá un listado de series fáciles para aprender inglés, aptas para principiantes y niveles intermedios. Otras son un poco más exigentes, debido a su velocidad o vocabulario. No pasa nada; en cuanto veáis unos pocos episodios, el milagro del entendimiento se materializará en vuestras cabezas. También encontraréis nuestra selección  de series británicas para aprender inglés, para distinguir los acentos y las peculiaridades de su estructura y pronunciación.

¡Ah! Un último apunte antes de empezar: los subtítulos. Lo ideal sería no usarlos. No obstante, si os resulta complicado, ponedlos. El objetivo es ganar seguridad poco a poco. Además, es una manera de aprender palabras, expresiones o phrasal verbs que, de otra manera, pasarían desapercibidos. Podéis apuntarlos, para repasarlos al acabar el episodio. Más adelante, cuando los vayáis a emplear, seguro que os acordáis de la escena donde salieron e incluso imitar el acento del actor o actriz que las dijo.

Buffy the Vampire Slayer (US)

A pesar de su contenido adolescente –que evoluciona a medida que la serie avanza-, esta serie tiene un guión fabuloso, mezclando momentos shakesperianos con argot californiano, demostrando las infinitas posibilidades expresivas del idioma inglés. Otro plus es que incorpora personajes británicos formales e informales, permitiendo disfrutar del acento inglés y americano durante un mismo diálogo.

Parte negativa: referencias culturales desconocidas en España.

Nivel recomendado: Intermedio.

Breaking Bad (US)

La famosa y exitosa serie de Vince Gilligan, además de ser popular, resulta sencillísima de entender, debido al ritmo lento de su desarrollo. Los personajes se expresan con normalidad, pronunciando bien y empleando estructuras asequibles. El lenguaje es normal. Es decir, ni demasiado formal ni informal. Bueno, salvo uno de ellos, que habla muy callejero. Eso sí, resulta muy gracioso cuando intenta expresarse de manera correcta.

Parte negativa: la jerga mencionada, complicada de entender.

Nivel recomendado: Principiante (¡sin miedo!) e Intermedio.

Better Call Saul (US)

Spin-off de la serie anterior, con uno de sus personajes más queridos. La temática principal es la abogacía, por lo que resulta una fantástica manera de conocer el lenguaje legal americano. Al igual que Breaking Bad, el ritmo es lento y pausado. Pero aquí hay una mezcla de lenguaje formal profesional con informal. Asequible, eso sí.

Parte negativa: la jerigonza legal, si no es lo vuestro.

Nivel recomendado: Intermedio, Avanzado.

Downtown Abbey (UK)

Serie británica sobre la era post-eduardiana (principios siglo XX). El inglés empleado es formal, el tono es educado y la pronunciación, elitista. Incluye grandes dosis del célebre humor británico, fundamental para entender la idiosincrasia de este pueblo.

Parte negativa:  ninguna.

Nivel recomendado: Intermedio.

Game of Thrones (US)

Posiblemente, la serie más importante en la actualidad. La lucha por el poder en un reino de fantasía, los tejemanejes políticos, las trepidantes batallas y los cambios de relaciones entre los personajes tienen enganchadas a la mayoría de la población mundial actual. Pero también su lenguaje. Pese a su toque medieval, utiliza estructuras formales y una corrección en la pronunciación que hace de esta serie una de las más adecuadas para aprender el idioma.

Parte negativa: gran parte de su vocabulario hace referencia a cosas que nunca vais a necesitar en la vida real.

Nivel recomendado: Intermedio.

Devious Maids (US)

La principal característica de esta serie es que cimenta su guión en el inglés latino, que lo hace más asequible a nuestros oídos. Y, por si fuera poco, hablan en español.

Parte negativa: la cancelaron, así que no tiene final.

Nivel recomendado: Principiante.

House of Cards (US)

Los entresijos del mundo político quedan al descubierto en esta serie. Dejando de lado la polémica con Kevin Spacey, es perfecta para aprender el uso de lenguaje formal y profesional americano. Sus aplicaciones en redacción de textos, presentaciones o conversaciones formales son innumerables.

Parte negativa: como en todos los idiomas, el lenguaje formal es largo y farragoso.

Nivel recomendado: Intermedio, Avanzado.

The Office (US, UK)

Esta serie, como la de Drunk History, tiene su versión británica y americana, lo que permite comparar los acentos de ambas. Dado que trata sobre el día a día en una oficina, la casi totalidad de su contenido resulta muy útil para mejorar la expresividad laboral. En general, la mayoría de los alumnos entienden mejor la americana. Pero dadle una oportunidad a la original, que nunca viene mal.

Parte negativa: identificar a vuestro jefe con el protagonista.

Nivel recomendado: Intermedio.

Desperate Housewives (US)

Personalmente, mi recomendación número uno cuando alguien quiere empezar a ver una serie en versión original. La voz en off es un regalo para los oídos de un principiante, la ambientación de clase media-alta y alta emplea un lenguaje claro y educado, a veces pijo, que enseña la forma de expresarse con corrección en un entorno neutro y las situaciones que aparecen incluyen tanto lenguaje de negocios como del día a día.

Parte negativa: aficionaros a beber vino a partir de mediodía.

Nivel recomendado: Principiante (¡sin miedo!), Intermedio.

Friends / How I Met Your Mother (US)

Tanto monta, monta tanto, Chandler como Barney. Las dos series emplean un tono informal, juvenil y distendido, característico de Nueva York. Escojáis la que escojáis, practicaréis la escucha del inglés social, muy útil para relacionaros con nativos, especialmente en un bar.

Parte negativa: referencias culturales desconocidas para nosotros.

Nivel recomendado: Principiante (especialmente Friends, ¡sin miedo!), Intermedio.

Luther (UK)

No conozco serie mejor para aprender el acento londinense. Pasearéis por sus calles más emblemáticas, correréis por los bajos fondos de la ciudad y temeréis el misterio de sus noches. Una fantástica serie policial con interpretaciones sobresalientes.

Parte negativa: el acento y jerga de Londres.

Nivel recomendado: Intermedio, Avanzado.

Stranger Things (US)

Una vuelta a los 80 y sus películas de misterio, donde los protagonistas principales son niños que hablan bien, casi como adultos. El ritmo es lento, pero recordad que los niños tienden a hablar rápido y a la vez de cuando en cuando.

Parte negativa: la infumable segunda temporada.

Nivel recomendado: Principiante (¡sin miedo!), Intermedio.

The 100 (US)

Esta serie adolescente, con un aire a El Señor de las Moscas, es sorprendentemente sencilla de entender. La parte adulta del reparto suele manejarse con lenguaje formal y los chavales, como chavales, así que combina bastante bien las dos modalidades de habla inglesa.

Parte negativa: aprender a hablar con un estilo que no cuadre con vuestra edad.

Nivel recomendado: Principiante (¡sin miedo!), Intermedio.

The Americans (US)

Los protagonistas emplean varios tipos de registros a lo largo de toda la serie, que incluyen inglés americano formal oficial, informal oficial, formal, informal educado, profesional y telefónico. La dinámica oral es lenta, lo que os va a permitir aprender cosas nuevas sin demasiados problemas.

Parte negativa: un 20% – 30% de los diálogos se desarrollan en ruso (subtitulado).

Nivel recomendado: Intermedio.

Drunk History (US, UK)

Dos series distintas con el mismo formato: una persona relata un acontecimiento histórico nacional después de haber ingerido copiosas cantidades de alcohol. Incluye coloquialismos, juegos de palabras constantes, idas de olla gloriosas y un toco informal rozando lo irreverente. Eso sí, vais a daros cuenta de lo mucho que ayuda el alcohol para mejorar vuestra pronunciación. Su principal cualidad didáctica es potenciar al máximo el entendimiento, dados los evidentes problemas a la hora de articular el idioma por parte de los oradores.

Parte negativa: van muy pedo.

Nivel recomendado: Avanzado.

Planet Earth (UK)

Ojo: ésta es una serie de documentales, no una serie de televisión propiamente dicha. Pero la incluimos en el listado porque la voz de Sir Richard Attenborough es, sin lugar a dudas, la más característica del inglés británico. Si queréis aprender el acento británico, éste es vuestro hombre. Sus narraciones y comentarios son muy fáciles de entender, además de poseer una calidad gramatical y de vocabulario sin parangón.

Parte negativa: solamente tratan de animales y naturaleza.

Nivel recomendado: Principiante, Intermedio.

Sherlock (UK)

Otra serie que está arrasando en la televisión. Recrea las aventuras clásicas del personaje creado por Conan Doyle en el Londres actual. Al ser una serie de la BBC, emplea la pronunciación estandarizada en el país, con algún que otro localismo secundario. El estilo alterna entre formal e informal, con palabras y expresiones actuales, lo que permite renovar el idioma a aquellos que lo aprendieron cuando existían dos Alemanias en Europa.

Parte negativa: el proceso deductivo de Sherlock, que suelta palabras por la boca como si fuera una ametralladora mientras hilvana su conclusión.

Nivel recomendado: Intermedio, Avanzado.

The IT crowd (UK)

La serie trata sobre la aburrida vida del departamento informático de una empresa, por lo que contiene una buena cantidad de vocabulario profesional. El tono, en general, es informal, como se suele hablar entre compañeros.

Parte negativa: si no sois muy tecnológicos, vais a sufrir un poco.

Nivel recomendado: Intermedio, Avanzado.

Dora, The Explorer (US)

Si tenéis hijos, conoceréis esta serie de dibujos animados. ¿Por qué la recomendamos? Muy sencillo: fue creada con carácter educativo para niños, cuyo nivel de inglés es el mismo que el de una persona que acaba de empezar a aprender el idioma. Ideal para desarrollar el oído.

Parte negativa: es para niños.

Nivel recomendado: Principiante.

24

No apta para cardiacos, pero sí para aquellos que deseen conocer las fórmulas oficiales formales de comunicación entre americanos. La trama policial y política mantiene un tono constante a lo largo de la serie, con algún toque informal por parte de algún secundario. Los malos suelen ser extranjeros, así que se les entiende bien. Gracias al formato en tiempo real de esta serie, hablan de manera pausada casi todo el tiempo. Luego se aceleran, claro, pero suelen emplear la misma fórmula oficial en esos casos, lo que facilitará su entendimiento completo al cabo de unos pocos episodios.

Parte negativa: posible ataque de ansiedad o deseos de torturar a alguien.

Nivel recomendado: Principiantes (¡sin miedo!), Intermedio.